index.html
La física de lo imposible
“La radio no tiene futuro. Las máquinas voladoras más pesadas que el aire son imposibles. Los rayos X resultarán ser un fraude”. Lord Kelvin, físico, 1899 “Si todo en la Tierra fuera racional, no sucedería nada”. Fiódor Dostoievski .
Viajar en el tiempo, superar la velocidad de la luz, hacerse invisible, mover objetos con la mente, teletransportar cosas… Lo único que nos separa del país de las maravillas de Einstein es nuestra ignorancia. Dentro de cientos y de miles de años daremos por hecho los milagros de la ciencia ficción. Conviviremos con ellos y nos reiremos de la estupidez de los hombres del pasado. La ciencia lo permite todo, casi. Desde Gauss, Riemann y Maxwell el mundo empezó a ponerse mucho más interesante. Y por fin con Einstein, y luego con Heisenberg y Schrödinger, se abrió la veda completamente. Kip Thorne, conocido físico del Caltech, dice que “que no vamos a ver el final de la física, sino el comienzo de una nueva era para la ciencia”. Los físicos están de enhorabuena. Próximamente van a tener a su disposición gran cantidad de información procedente de diversos aparatos multimillonarios, que ratificarán o derrocarán un montón de teorías sobre el Universo, como el Gran Colisionador de Hadrones (LHC) en Suiza, el Colisionador Lineal Internacional (ILC) y satélites como el BBO (Big Bang Observer), el Corot, el Kepler o el Terrestrial Planet Finder. Física de lo Imposible, del físico teórico Michio Kaku, es un tratado sobre el mundo que nos ofrece la ciencia del futuro. Apenas hay cosas que sean realmente imposibles para la ciencia moderna y que vayan en contra de las leyes de la física. Pero incluso las leyes de la física, dice Kaku, están hechas de hojaldre para poder romperlas. Inspirado en las historias fantásticas de H.G. Wells, Asimov, Cummings, Verne, Arthur C. Clarke, y películas de ficción como Star Trek o La Guerra de las Galaxias, el profesor Kaku analiza las tecnologías supuestamente imposibles de la ciencia ficción, desmitificando algunas de ellas y estimando la posibilidad de hacerlas realidad, y cuánto tiempo tardaríamos en lograrlas o hacerlas comerciales, claro: Campos de fuerza, invisibilidad, estrellas de la muerte, teletransporte, telepatía, psicoquinesia, robots, naves espaciales, antimateria, antiuniversos, la velocidad de la luz, el viaje en el tiempo, universos paralelos, máquinas de movimiento perpetuo, precognición, etc. Lo sorprendente de esto es que, según el físico del futuro, casi toda esta tecnología imposible podría ser posible en este siglo. Kaku divide el libro en tres clases de imposibilidades: las de clase 1 (posibles en este siglo), las de clase 2 (posibles dentro de cientos o quizá miles de años, ya que no violan las leyes de la física) y las de clase 3 (que irían en contra de las mismas leyes fundamentales de la ciencia actual). Como veremos, dentro de este siglo podríamos alcanzar un dominio disparatado de la naturaleza, algo completamente demencial y fuera de todo sentido común. “Imposible suele ser un término relativo”, dice Kaku. Hace un siglo era imposible la tecnología de los rayos X, las bombas atómicas, los aviones, los átomos, los agujeros negros, viajar en el espacio, que la Tierra tuviera miles de millones de años, etc. A lo largo de su corta vida, explica Kaku, ha ido viendo cómo “lo aparentemente imposible se convertía en un hecho científico establecido”. El propósito del libro es considerar el tiempo que tardarían en hacerse posibles las cosas que la ciencia moderna considera hoy imposibles. “Gracias a los extraordinarios avances científicos del siglo pasado, especialmente la creación de la teoría cuántica y de la relatividad general, y con la llegada de teorías aún más avanzadas, como la teoría de cuerdas, incluso conceptos que rozan la ciencia ficción, como los viajes en el tiempo y los universos paralelos, están siendo reconsiderados por los físicos”. Madre mía… ¡Qué no podemos esperar del futuro!
Campo de Fuerza
Levitación Magnética
Invisibilidad
Fáseres y estrellas de la muerte